Ruta Pacífica, las caminantes de la paz

El movimiento de La Ruta Pacífica de las Mujeres recibió el Premio Nacional de Paz 2014. Foto Javier Sulé

La Ruta Pacífica de las Mujeres recibió el Premio Nacional de Paz 2014. Foto Javier Sulé

La Ruta Pacífica de las Mujeres recibió hace unos días el Premio Nacional de Paz en Colombia. Este movimiento formado por más de 400 organizaciones y 10000 mujeres ejemplifica mejor que nadie el significado del 25 de noviembre, día internacional contra la violencia de género. Con ellas compartí tres grandes movilizaciones que nunca olvidaré y que ahora rememoro en esta crónica Sigue leyendo

Claudia Mejía: “Tener un perfil alto es la mejor manera de protegernos de las amenazas”

La defensora de derechos humanos Claudia Mejía, directora de Sisma Mujer. Foto: Javier Sulé,

La defensora de derechos humanos Claudia Mejía, directora de Sisma Mujer. Foto: Javier Sulé,

Ella es la directora de la reconocida organización feminista colombiana Sisma Mujer. Lleva 40 años tratando de construir un país sin violencias en el que se respeten los derechos de las mujeres. Asegura que en los últimos años muchas colombianas han sido capaces de empoderarse, reivindicar sus derechos y exigir reparaciones. Pero también admite, precisamente por ello, que la situación de riesgo que corren en Colombia los defensores y defensoras de derechos humanos podría ir a más en el futuro, particularmente para las mujeres que se dedican a esta labor. Sigue leyendo

Soraya Gutiérrez: “Quisieron neutralizarnos con acciones de guerra psicológica”

Soraya Gutiérrez, abogada del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, Colombia. Foto: Javier Sulé

Soraya Gutiérrez, abogada del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo. Foto: Javier Sulé

Soraya Gutiérrez sabe por experiencia propia los riesgos de ser defensora de derechos humanos en Colombia. Sin embargo, lo asumió como un compromiso de vida y lleva ya 19 años como abogada en el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (CAJAR), una organización referente en el país en esa materia. Aprendió a manejar el estrés y el miedo ante las amenazas, pero reconoce que flaqueó cuando esas amenazas tocaron directamente a su hija. Fue el día que recibió un paquete en su casa con una muñeca descuartizada y un mensaje que decía: usted tiene una familia muy linda, no la sacrifiqué. Este es el testimonio de una mujer valiente y comprometida con las víctimas del conflicto armado que revela la inhumanidad de la guerra y las cloacas del terrorismo de Estado.   Sigue leyendo

Defensores, mártires del conflicto (y II)

Los defensores y defensoras de derechos humanos tratan siempre de visibilizar la situación de la población civil afectada por el conflicto armado. Foto: Javier Sulé

Los defensores y defensoras tratan siempre de visibilizar la situación de vulneración de derechos humanos que vive Colombia. Foto: Javier Sulé

José Aristizábal estuvo 11 años exiliado en España. Hace apenas tres meses decidió regresar a Colombia con el deseo de contribuir en la construcción de una nación distinta ahora que el país afronta un momento histórico transitando un proceso de paz. Ayer, sin embargo, nos escribía desde Bogotá para decirnos que ha vuelto a ser amenazado de muerte junto a otros de sus compañeros. Nada parece así cambiar para los defensores de derechos humanos en Colombia que siguen estando permanentemente en el ojo del huracán.  Sigue leyendo

Defensores, mártires del conflicto (I)

Dos jóvenes de Brigadas internacionales de Paz encargadas de acompañar y dar protección a las comunidades. Foto: Javier Sulé

Dos jóvenes de Brigadas Internacionales de Paz, una organización que acompaña y da protección a comunidades y a sus líderes sociales. Foto: Javier Sulé

En medio del conflicto armado colombiano, reivindicar y defender los derechos de las víctimas se convirtió en una actividad de alto riesgo que puso a los defensores y defensoras de derechos humanos en el punto de mira del poder político y militar, de los grupos paramilitares y de multinacionales con grandes intereses económicos en el país.  Más de 200 personas de este colectivo han sido asesinadas en los últimos cuatro años en Colombia. Hoy, su situación sigue siendo crítica, especialmente para los reclamantes de tierras.

Sigue leyendo

“Entré en la guerrilla por ideales”

Cristina Santos, ex guerrillera de las FARC reinsertada. Foto: Javier Sulé

Cristina Santos, ex guerrillera de las FARC reinsertada. Foto: Javier Sulé

Inconformista y rebelde, Cristina Santos (nombre cambiado) entró en la guerrilla con 22 años y pasó año y medio en ella. Siempre se había sentido atraída por los ideales de la insurgencia, así que dejó a sus hijos con su madre y se incorporó a las filas de las FARC. Hoy, ya desmovilizada, no lo considera un error. Dice que fueron las circunstancias de la vida las que le llevaron allí y lo ve como una experiencia de la que aprendió. Esta es su historia relatada en primera persona. Sigue leyendo

Padre Antún: “Nos quieren desarraigar del territorio”

El Padre Antún Ramos en su parroquia del barrio de Buenos Aires, en Quibdó. Foto: Javier Sulé

El Padre Antún Ramos en su parroquia del barrio de Buenos Aires, en Quibdó. Foto: Javier Sulé

El Padre Antún Ramos, de la comprometida Diócesis de Quibdó, en el Chocó, nunca olvidará aquel dos de mayo de 2002 en el que un proyectil lanzado por las FARC cayó en el altar de su iglesia y mató a 79 personas, en su mayoría mujeres y niños. Él también se encontraba en el templo y de alguna manera se convirtió en el héroe que, gracias a su sangre fría, consiguió evacuar al resto de la población para ponerlos a salvo de los intensos combates entre la guerrilla y los paramilitares. Doce años después de la masacre, el religioso trabaja en la sencilla parroquia del Barrio de Buenos Aires, en la capital chocoana de Quibdó. Hablé con él sobre las secuelas de aquella masacre y la situación de Bojayá hoy.

Sigue leyendo

Bojayá, ni justicia ni reparación

Niños jugando a fútbol en Bellavista Nuevo. Foto: Javier Sulé

Niños jugando a fútbol en Bellavista Nuevo. Foto: Javier Sulé

 María Eugenia Panero sueña con regresar algún día al pueblo de Bellavista, la tierra sana y bonita que dice había sido antes de la masacre ocurrida el dos de mayo de 2002 y a la cual sobrevivió. “Me gustaría un Chocó libre de violencia, que tuviéramos una paz espectacular donde arregláramos los problemas con el diálogo, que una pudiera moverse para cualquier parte sin temor a que alguien le pueda estar esperando para hacerle una maldad, que nuestros hijos salieran de casa y tuviera la certeza como madre que van a regresar, que la gente muriera de vieja o de enfermedades naturales, no de violencia. Quiero un Chocó donde seamos humildes y que aun siendo pobres no perdamos nuestra cultura ni nuestra identidad” me dice emocionada. Sigue leyendo

Bojayá, doce años después

Memorial por las víctimas de la masacre de Bojayá, Bellavista Nuevo. Foto Javier Sulé

Memorial por las víctimas de la masacre de Bojayá, Bellavista Nuevo. Foto Javier Sulé

Desembarqué en Bellavista, en la nueva ciudadela que el Estado construyó hace unos años para reubicar a parte de los y las supervivientes de la masacre de Bojayá. El viaje había durado tres horas en lancha desde Quibdó, capital del Chocó, por las aguas del inmenso río Atrato que sigue su camino hasta el mar Caribe. El nuevo pueblo está ubicado a sólo un kilómetro del que fue arrasado el dos de mayo de 2002 por los combates entre la guerrilla de las FARC y los paramilitares. Aquel día un explosivo lanzado por la guerrilla cayó en el altar de la iglesia matando a 79 de las cuatrocientas personas que allí se habían refugiado. La mayoría de las víctimas fueron niños y niñas. El impacto de la masacre en la población fue traumático y las secuelas de aquel horror son todavía muy visibles, pero aun así la gente trata de salir adelante.  Sigue leyendo

Dos de mayo en Bojayá

Conmemoración de los 12 años de la masacre de Bojayá, en el Chocó. Foto Javier Sulé

Conmemoración de los 12 años de la masacre de Bojayá, Chocó. Foto Javier Sulé

Fueron 79 las personas masacradas – 49 de ellas niños y niñas – y un centenar las personas heridas. Todas ellas se habían refugiado en la iglesia para protegerse de los combates entre guerrilla y paramilitares, pero un cilindro bomba lanzado por las FARC cayó directamente en el altar del templo, precisamente donde se encontraban los niños, las niñas y las mujeres embarazadas. Ayer regresé de Bellavista, en el municipio de Bojayá. Lo hice bastante conmovido la verdad. El dos de mayo se conmemoraba en esta localidad del departamento del Chocó situada a orillas del río Atrato el décimo segundo aniversario de ese horror, de la conocida como masacre de Bojayá. Un día donde el dolor de toda una comunidad revive con un sentido difícil de describir.

Sigue leyendo

“Los guerrilleros son los obreros de la guerra en Colombia”

Gladys Ávila fue guerrillera del ELN 7 años. Foto: Javier Sulé

Gladys Ávila fue guerrillera del ELN 7 años. Foto: Javier Sulé

Gladys Ávila (nombre cambiado) estuvo siete años en la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Entró con 21 años, aunque tenía sólo 14 cuando se enamoró de un guerrillero de 17 con el que acabó casándose y teniendo dos hijos. A partir de aquel momento nada volvería a ser igual en su vida. Asegura que jamás cogió un fusil ni le disparó a nadie y que su mayor pena es no haber visto crecer a sus hijos. Por ellos se hizo guerrillera y por ellos también decidió escapar años después. Esta es su historia. Sigue leyendo

“Cuando dejé la guerrilla volví a ser mujer”

Laura Ojeda (nombre cambiado), exguerrillera de las FARC desmovilizada. Foto: Javier Sulé

Laura Ojeda (nombre cambiado), exguerrillera de las FARC desmovilizada. Foto: Javier Sulé

Laura Ojeda (nombre cambiado) creció en una zona roja donde la presencia guerrillera era mayoritaria. Fue mamá a edad muy temprana y poco después, con solo 15 años, ya entró en la guerrilla siguiendo los pasos de su hermano mayor. Estuvo casi nueve años en las FARC hasta que quedó nuevamente embarazada y para evitar que la separaran de su bebé decidió escapar. Esta es su historia.

Sigue leyendo

Escapar de las FARC

Laura Ojeda (nombre cambiado) era guerrillera. Escapó de las FARC cuando estaba de siete meses de embarazo. Foto: Javier Sule

Laura Ojeda (nombre cambiado) era guerrillera. Escapó de las FARC cuando estaba de siete meses de embarazo. Foto: Javier Sule

Sigue leyendo

Irina del Carmen, la historia de un feminicidio

Blanca Nubia Díaz, madre de Irina del Carmen, lleva 13 años luchando para que se haga justicia por el cruel asesinato de su hija. Foto: Javier Sulé

Blanca Nubia Díaz, madre de Irina del Carmen, lleva 13 años luchando para que se haga justicia por el cruel asesinato de su hija por paramilitares. Foto: Javier Sulé

Irina del Carmen sentía un dolor muy grande por la pérdida de su padre, asesinado de cinco disparos. Siempre decía que había que hacer algo para que el crimen no quedara en la impunidad. Ya tenía 15 años, había terminado su bachillerato y como se acercaba el primer aniversario de la muerte del papá, quiso cumplir con la tradición de las comunidades indígenas wayuus de recordar a los difuntos de una forma especial. Para poder comprar los recordatorios se puso a hacer artesanías que luego vendía por los pueblos. Por esos mismos días celebró el día de la Madre con su mamá Blanca Nubia. Le compró unos regalos, la vistió, la peinó, no dejó que cocinara y se la llevó a bailar donde unas vecinas. Sigue leyendo

Estrategias de guerra en el cuerpo de las mujeres (y II)

María (nombre cambiado) fue violada por guerrilleros de las FARC. Foto: Javier Sulé

María (nombre cambiado) fue violada por guerrilleros de las FARC. Foto: Javier Sulé

Mónica fue violada por paramilitares. Yolanda prefirió por seguridad reservarse decir qué actor armado la violó. A María fueron miembros de la guerrilla quienes la violaron. En Colombia han sido particularmente los paramilitares los que de una forma despiadada, generalizada y sistemática han abusado de las mujeres como estrategia de guerra.  Pero también la guerrilla y el propio Ejército son frecuentemente señalados por muchas mujeres como sus victimarios.   Sigue leyendo