Desaparecer en Medellín (y II)

En la Escombrera y en la Arenera de Medellín podrían haber más 300 personas enterradas víctimas de desaparición forzada. Foto: Javier Sulé

En la Escombrera y en la Arenera de Medellín podrían haber más 300 personas enterradas víctimas de desaparición forzada. Foto: Javier Sulé

Hablar de desaparición forzada en Medellín es hablar de la Escombrera, un lugar que funciona como vertedero de escombros en lo alto de la convulsa Comuna 13, un conjunto de barrios dominados por la violencia. Está más que asumido y reconocido que allí existe la mayor fosa común de la ciudad, utilizada sistemáticamente por los paramilitares para enterrar a sus víctimas. Habitantes de esa comuna aseguran que todavía hoy se siguen ocultando cadáveres, pero aún así, las autoridades no parecen dispuestas a iniciar las tareas de búsqueda de esos cuerpos. Sigue leyendo

Desaparecer en Medellín (I)

Barrios de una comuna de Medellín. Foto: Javier Sulé

Barrios de una comuna de Medellín. Foto: Javier Sulé

La ciudad de Medellín es seguramente el lugar de Colombia que más creo conocer. Llevo ya casi 10 años visitándola permanentemente y he vivido allí algunas temporadas largas. No miento si digo que soy un enamorado de la llamada ciudad de la eterna primavera. De hecho, hablaré de diferentes aspectos de ella más extensamente en este blog, pero será más adelante porque ahora lo que me ocupa es el tema de la desaparición forzada en Colombia y, por desgracia, en Medellín, esta lacra ha tenido y sigue teniendo connotaciones muy particulares siendo además allí una práctica muy extendida. Sigue leyendo

Fabiola Lalinde (y II)

Fabiola Lalinde con la foto de su hijo Luís Fernando, víctima de desaparición forzada. Foto: Javier Sulé

Fabiola Lalinde con la foto de su hijo Luís Fernando. Foto: Javier Sulé

Ayer me escribió Fabiola Lalinde para agradecerme el anterior post que había escrito sobre su historia y también para recordarme que este 4 de octubre de 2013 se cumplirán 29 años de la desaparición de su hijo Luis Fernando. Mucho ha llovido. Nos habíamos quedado que a Doña Fabiola le dijeron que el cadáver correspondiente al supuesto “Alias Jacinto”, enterrado como NN y sobre el cual ella tenía la absoluta certeza de que se trataba de su hijo, no se podía identificar por la falta de los pulpejos de los dedos. El Estado quiso dar así el caso por cerrado, pero ya era mucho el camino andado por Doña Fabiola como para desistir a esas alturas, empeñada en saber la verdad y encontrar los restos óseos de su hijo. Sigue leyendo

Fabiola Lalinde (I)

Fabiola Lalinde buscó a su hijo Luis Fernando sin descanso. Foto Javier Sulé

Fabiola Lalinde buscó a su hijo Luis Fernando sin descanso. Foto Javier Sulé

El pasado 30 de agosto se conmemoró el día internacional de la desaparición forzada y me ha parecido oportuno hablar en este post de Fabiola Lalinde, una madre colombiana de una calidad humana extraordinaria que dedicó 4.428 días de su vida a buscar a su hijo Luis Fernando, víctima de desaparición forzada en Colombia. Sigue leyendo

Una inmersión en el mundo de la identificación especializada

Trabajos de morfología facial para identificar restos óseos Foto: Javier Sulé

Trabajos de morfología facial para identificar restos óseos Foto: Javier Sulé

Sumergirme en el mundo de la identificación especializada no me resultó nada apasionante, pero si interesante. Traté de ver con cierta distancia todo ese mundo de la manipulación de restos óseos de personas sin identificar que murieron de forma violenta en el conflicto armado colombiano, pero aún así reconozco que estuve algunos días donde, como una especie de alucinación, no podía evitar que siempre que me cruzaba con personas mortales me imaginase sus cráneos y les clasificara según sus rasgos faciales; caucásico, mongoloide, indígena, africano… Sigue leyendo

El rastro de los desaparecidos

Las víctimas de desaparición forzada en Colombia se cuentan por millares  Foto: Javier Sulé

Las víctimas de desaparición forzada en Colombia se cuentan por millares Foto: Javier Sulé

Durante muchos años la desaparición forzada en Colombia, pese a su magnitud, contó con una gran indiferencia social e institucional que contrastaba con la indignación que causaba siempre, por ejemplo, la lacra del secuestro en el país. La mayoría de las desapariciones ocurrieron entre 1996 y 2003 y se atribuye a grupos paramilitares. Las asociaciones de familiares de desaparecidos y organizaciones defensoras de derechos humanos fueron las únicas que durante años clamaron en el desierto y denunciaron la gravedad de un fenómeno que gozaba de una impunidad absoluta. Sigue leyendo

Una entrega de restos óseos

Ceremonia de entrega de restos óseos a sus familias que llevaban tiempo reclamando la desaparición forzada de sus seres queridos. Foto: Javier Sulé.

Ceremonia de entrega de restos óseos a sus familias que llevaban tiempo reclamando la desaparición forzada de sus seres queridos. Foto: Javier Sulé.

Nueve de la mañana. Auditorio del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Villavicencio. Se respira un ambiente extraño y triste, muy triste. Funcionarios de la Unidad de Justicia y Paz se disponen a entregar a sus familiares los restos óseos de 18 personas que fueron exhumadas en los cementerios de La Macarena y Granada, en el departamento del Meta. Todos ellos de hombres, con edades comprendidas entre los 19 y los 52 años, que contabilizaban como desaparecidos y llevaban años siendo reclamados por sus seres queridos.   Sigue leyendo

De La Macarena a Vistahermosa

Pintada mural en una casa de una localidad del Meta. Foto Javier Sulé

Pintada mural en una casa de una localidad del Meta. Foto Javier Sulé

Un jueves temprano partí de La Macarena en un todoterreno Landrover hasta Vista Hermosa. Fue un viaje de unas 12 horas recorriendo parte del departamento del Meta. Me habían desaconsejado hacer este trayecto por el mal estado de las vías, pero no me arrepiento. Todo lo contrario. Claro que la noche anterior llovió  bastante, así que la vía se puso aún peor. Sigue leyendo

Horror en La Macarena, belleza en Caño Cristales

Caño Cristales, municipio de La Macarena, departamento del Meta. Foto: Javier Sulé

Caño Cristales, municipio de La Macarena, departamento del Meta. Foto: Javier Sulé

Para salir de La Macarena sólo hay transporte terrestre dos veces a la semana hasta Vista Hermosa porque la idea de coger la avioneta, que sí sale a diario hacia Villavicencio, estaba descartada. Esos aeroplanos, que por aquí suelen ser híbridos mitad de carga y mitad de pasajeros, no me hacen mucha gracia. Además, todavía estaba muy presente el percance aéreo en el que salió ilesa la anterior alcaldesa del pueblo y otros accidentes anteriores más graves en los que sí hubo fallecidos. Sigue leyendo

El cementerio de La Macarena

tablas identificativas de cuerpos enterrados sin identificar en el cementerio de La Macarena. Foto: Javier Sulé

En La Macarena hay decenas de cuerpos enterrados sin identificar. Foto: Javier Sulé

El municipio de La Macarena, en el departamento del Meta, queda lejos de todo, aunque es posible ir en avioneta desde Bogotá o Villavicencio. De hecho es lo que lo suelen hacer aquellos que vienen a esta parte de Colombia atraídos por la belleza del río Caño Cristales, considerado por muchos como el más hermoso del mundo. Yo llegué a la Macarena tras un largo viaje en autobús desde Bogotá con trasbordo primero en Neiva y luego en San Vicente del Caguán. Naturalmente visité Caño Cristales, pero la idea de venir a la Macarena fue primero conocer esta zona de dominio guerrillero reconquistada a fuego por el gobierno de Álvaro Uribe y segundo porque hace unos años un informe de la Procuradoria General de la Nación, del que se hicieron eco varias ONGs defensoras de derechos humanos, reveló que en este pueblo podía haberse descubierto la fosa común más grande de Colombia con cerca de 2000 cadáveres. Sigue leyendo

Desaparición forzada: ¿dónde están?

Las cifras de desaparecidos en Colombia en el marco del conflicito armado superarían a las que hubo en Argentina y Chile durante la dictadura. Foto: Javier Sulé

Las cifras de desaparecidos en Colombia en el marco del conflicito armado superarían a las que hubo en Argentina y Chile durante la dictadura. Foto: Javier Sulé

Mi primera historia contada en este blog, agrupada en varios post, ha sido la de la resistencia de los indígenas nasa que habitan el departamento del Cauca y viven en medio de la guerra. Empiezo ahora un nuevo bloque donde trataré de reflejar uno de los aspectos del conflicto armado colombiano quizá más invisibilizado. Se trata de la desaparición forzada en Colombia. Para ello recorrí parte del departamento del Meta, una de las regiones que más ha sufrido estas prácticas macabras de guerra, y la famosa Comuna 13 de Medellín donde es un secreto a voces que en un lugar llamado la escombrera existe una gran fosa común donde los paramilitares arrojaban a sus víctimas. Sigue leyendo

“Esperanzas de paz, realidades de guerra”

Los informes que sobre Colombia realizan periódicamente organizaciones humanitarias y de defensa de los derechos humanos suelen producir siempre bastante tristeza. No ha sido una excepción el que presentó ayer Cruz Roja Internacional (CICR) y al que pude asistir. El informe titulado “Esperanzas de paz, realidades de guerra” hace balance de la situación humanitaria colombiana en función de la realidad que esta organización pudo constatar en el terreno durante el año 2012 y de la cual se desprende que se siguen produciendo innumerables violaciones al Derecho Internacional Humanitario por parte de todos los actores armados.

Paramilitares, supuestamente desmovilizados hace unos años, forman actualmente en muchos casos las estructuras criminales de las llamadas BACRIM, bandas emergentes, en Colombia. Foto Javier Sulé

Paramilitares, supuestamente desmovilizados hace unos años, forman actualmente en muchos casos las estructuras criminales de las llamadas BACRIM, bandas emergentes, en Colombia. Foto Javier Sulé

Sin embargo, en la presentación de dicho informe, el jefe de la misión del CICR Jordi Raig puso también el énfasis en otros aspectos igualmente preocupantes como lo son, dijo, que actualmente un porcentaje muy elevado de la totalidad de las víctimas y la violencia en Colombia están provocadas por los grupos armados emergentes conocidos como BACRIM y formados mayormente por las mismas estructuras criminales del paramilitarismo supuestamente desmovilizado hace unos años. Se da la paradoja que las víctimas de las BACRIM no están incluidas en el marco de la actual Ley de Víctimas y por lo tanto no pueden acceder a ninguno de los derechos que teóricamente sí tiene una víctima del conflicto armado. “Las víctimas de BACRIM deben tener derecho a asistencia de emergencia y reparación porque además, si se diese un acuerdo de paz en La Habana entre el gobierno y las FARC, éstas van a ser las víctimas del futuro. Lo que se discute en Cuba es un porcentaje de la violencia total de Colombia, pero quedaría fuera toda esa porción de violencia relacionada con las BACRIM que va a continuar y que va a seguir afectando a miles de víctimas.   Una familia desplazada o una víctima de violencia sexual provocada por estas BACRIM deberían tener la misma consideración que las causadas por el conflicto armado. Las consecuencias humanitarias finales; muerte, desplazamiento, violencia sexual, amenazas o destrucción de propiedad son las mismas.”, dijo Raig.

La violencia sexual en el marco del conflicto armado continua siendo alarmante. El cuerpo de la mujer se convirtió en un arma de guerra. Foto Javier Sulé

La violencia sexual en el marco del conflicto armado continua siendo alarmante. El cuerpo de la mujer se convirtió en un arma de guerra. Foto Javier Sulé

El jefe de la misión del CICR en Colombia enfatizó igualmente que las negociaciones de paz en Cuba no han supuesto una mejoría en el terreno. Las problemáticas generales en cuanto a desplazamiento, muertes y amenazas, violencia sexual, desaparición, participación de menores en el conflicto, ataques, uso y ocupación de bienes civiles o atención a personas encarceladas se siguen sucediendo de forma similar a lo que fue 2011. Durante 2012 el CICR reportó por ejemplo 161 casos de desaparición forzada y entregó los restos de 13 personas cuyos cuerpos se encontraban en fosas comunes. El desplazamiento también fue muy significativo especialmente en Tumaco (Nariño), Puerto Asís (Putumayo) y Argelia (Cauca). En cuanto a los casos de violencia sexual, Raig lamentó el difícil acceso que tienen sus víctimas a los servicios de salud y garantías de seguridad. “Las mujeres que han sufrido violencia sexual tienen secuelas físicas y psíquicas que pueden durar toda la vida. A fin de disminuirlas y minimizarlas es esencial que tengan acceso a esos servicios dentro de las primeras 72 horas de haber sucedido el hecho traumático. Eso no ocurre porque muchas prefieren no ir al centro de salud porque en bastantes ocasiones detrás de la violencia sexual hay un desplazamiento, hay una amenaza o les da miedo y se sienten culpables. En otros casos simplemente no hay centro de salud y en otros sí lo hay pero no tienen los útiles o los conocimientos necesarios para atender este tipo de víctimas.  Pero en otros casos lo que atemoriza a muchas de ellas a ir al centro de salud es que cuando van al lugar se les dice que para recibir atención tienen que presentar la denuncia, lo cual no es cierto. No se le puede exigir a nadie una denuncia para que sea atendido”, afirmó contundente Jordi Raig.

Familia de desplazados en Ciudad Bolívar, Bogotá. Foto: Javier Sulé

Familia de desplazados en Ciudad Bolívar, Bogotá. Foto: Javier Sulé

Otra de las problemáticas más delicadas y preocupantes dentro del conflicto presentadas por el informe del CICR es el reclutamiento de menores y el uso de niños y niñas como guías e informantes por parte de los actores armados. “Cuando hablamos de menores en seguida nos imaginamos a un niño soldado, pero no solo es eso.  A muchos menores se les hace partícipes pidiéndoles información sobre cuando pasa un grupo u otro por un lugar o se les utilizar para llevar mensajes o paquetes. Todas ellas son formas que ponen en riesgo la vida del menor”, aludió el jefe del CICR en Colombia.

Raig acabó hablando de esa otra Colombia, de aquella que tiene dificultades para conseguir agua potable, que no tiene vías dignas de comunicación ni derecho a la educación ni a la salud. En este sentido señalo que muchas veces una acción puede incidir en diferentes problemáticas y puso como ejemplo el de la rehabilitación digna de albergues escolares destruidos o abandonados en zonas de conflicto. “Si los niños y niñas se quedan a dormir en el albergue seguro y digno para ir a la escuela logramos que esos niños y niñas dejen de hacer como mínimo cada día un par de veces el trayecto de la escuela a la vereda, un trayecto que a veces es de varios km. Eso minimiza la probabilidad de que esos niños toquen, jueguen, pisen un artefacto explosivo, pierdan un miembro o la vida porque en esos caminos que recorren con mucha frecuencia hay artefactos explosivos. Eso minimiza también las posibilidades de reclutamiento porque en esos caminos frecuentados por niños actúan grupos en busca de información o para reclutar personas para su causa. Y finalmente, eso maximiza las posibilidades de escolarización, le da una mayor oportunidad al niño de poder acudir siempre  a la escuela al estar en el albergue”.

Vicente Otero, periodismo indígena

Los comunicadores indígenas nasa tiene su propia área audiovisual.Foto Javier Sule

Los comunicadores indígenas nasa tiene su propia área audiovisual.Foto Javier Sule

Para los indígenas nasa la comunicación se ha convertido en una de las partes más importantes de su proceso organizativo y una forma de poder visibilizar y denunciar los atropellos que sufren por parte de actores armados, gobierno y empresas multinacionales. Vicente Otero es el jefe del programa de comunicaciones del Consejo Regional indígena del Cauca (CRIC). Este periodista de dilatada experiencia profesional es uno de los muchos comunicadores indígenas que han sido amenazados por su trabajo. Sigue leyendo

“Somos más, ahora sí la paz”

La Plaza Bolívar de Bogotá el día de la gran marcha por la paz del 9 de abril. Foto: Javier Sulé

La Plaza Bolívar de Bogotá el día de la gran marcha por la paz del 9 de abril. Foto: Javier Sulé

Aparco por un día el departamento del Cauca para hacer un apunte a la masiva marcha por la paz que ha tenido lugar hoy en Bogotá. Es díficil saber o estimar la cantidad de personas que había. Se habla de 600000. En cualquier caso era muchísima, muchísima la gente que desde primera hora inundó las calles de la capital colombiana y millares los mensajes alusivos a sus anhelos de paz. Sigue leyendo

El último refugio de Alfonso Cano (y II)

Restos de la casa donde vivió y cayó abatido el líder máximo de la guerrilla de las FARC Alfonso Cano. Vereda del Chirriadero, departamento del Cauca. Foto: Javier Sulé

Restos de la casa donde vivió y cayó abatido el líder máximo de la guerrilla de las FARC Alfonso Cano. Vereda del Chirriadero, Dpto del Cauca. Foto: Javier Sulé

 La ascensión durante cuatro horas a lomos de una mula para llegar a la vereda del Chirriadero ha sido dura. Las únicas vías de acceso que existen las ha hecho la propia comunidad que lleva tiempo reclamando carreteras que conecten las veredas y que coloquen postes de luz. Pero aquí arriba, en lo alto de la cordillera, el Estado sólo se hace presente con helicópteros militares que sobrevuelan la zona. El aislamiento y la soledad de las aproximadamente mil personas que viven esparcidas por la montaña son inquietantes. Sigue leyendo